Wine Lovers

Tipos de vino. VINOS GENEROSOS

Os hablaré en concreto de los vinos de Jérez, puede que sean los más incomprendidos por la mayoría, pero os aseguro que cuando les coges el gusto no puedes evitar convertirte en un “Sherry lover”

Estos vinos están elaborados con la variedad blanca palomino fino (también Pedro Ximénez), una variedad “neutra” aromáticamente, que permite distintas elaboraciones en bodega que le aportan determinados aromas según el tipo, muy característicos y singulares.

Estamos hablando de joyas únicas.

Para empezar, una de las grandes particularidades, es el tipo de suelo donde crece la viña, donde la “albariza”, juega un papel esencial, son suelos muy porosos capaces de retener agua, y hacer que la viña sobreviva en los calurosos y secos veranos.

Otra de las particularidades es el “encabezado”, se le añade alcohol vínico, según el tipo de vino que se quiera elaborar:

• Crianza biológica.

Hasta unos 15,5 %, a este nivel de alcohol permite desarrollarse un tipo de levadura en la superficie que le va a aportar muchas de sus características aromáticas y de sabor, la levadura de “flor”, forma una capa blanquecina, que a la vez protege de la oxidación.

• Crianza oxidativa.

Hasta 17%, la flor no puede desarrollarse a estos niveles de alcohol, y son sometidos a largas crianzas que le aportan cualidades aromáticas, de sabor, y en el color, ya que se oscurecen debido a esta oxidación.

Otra particularidad de estos vinos tan singulares es el sistema de crianza, que se llama soleras y criaderas.

Varios grupos de botas (barricas de 600 l), en diferentes niveles (criaderas).

A lo largo del tiempo el vino se va moviendo de un nivel más alto, al siguiente, y así sucesivamente, de esta manera se obtiene una mezcla de los vinos más jóvenes y los más viejos, el vino que se extrae de un nivel, pasa al inferior, y es rellenado con el de la parte superior ( bufff, ya se que parece lioso).

Del último nivel (el de más abajo) se extrae el vino que va a ser embotellado, este nivel se llama “solera”.

El número de criaderas puede llegar hasta ¡14!.

Y ya no me extiendo más con esto.

Hay muchos estilos, a cual de ellos más interesante:

• Crianza biológica:

Crianza bajo velo de flor.

– Fino y manzanilla, color pajizo.

Son secos al paladar, punzantes, de aromas a almendra principalmente.

• Crianza oxidativa:

– Amontillado (color ámbar). Comienza con crianza bajo velo seguida de crianza oxidativa, aroma a avellana, suave al paladar y algo punzante.

– Oloroso (castaño). Crianza oxidativa, intenso aromáticamente, suave al paladar, con mucho cuerpo y aromas a nuez.

– Palo cortado (caoba). Aromas de amontillado y boca parecida al oloroso.

*Existen otros, como los de generosos de licor (pero ya está bien por hoy), y los dulces naturales (en la próxima entrada al blog os hablaré de ellos).

¡Salud y buen vino!

Deja una respuesta