Wine Lovers

Temperaturas de servicio del vino.

Es súper importante servir, y tomar el vino a su temperatura idónea.

Son muchas las razones.

Aromáticamente, si se sirve muy por debajo de la temperatura adecuada, ya sea tinto, blanco, rosado, etc, será un vino carente de aromas, ya que las moléculas aromáticas no empiezan a volatilizarse a partir de “x” temperatura y si está muy frío, estarán anuladas (suele ser en torno a los 4-5°C)

En cuanto a los sabores.
Pongamos como ejemplo un vino tinto que se sirve por encima de su temperatura, la sensación alcohólica será mayor y notaremos una sensación ardiente, y algo desagradable.

Si lo servimos muy frío, la tanicidad será más notable, y notaremos más astringencia en la boca, además parecerá un vino más delgado.

En cuanto a los blancos, ya sabéis que tienen más acidez, si se sirve por encima de la temperatura ideal, la sensación de acidez será mayor, llegando a ser desagradable.
Lo mismo ocurre con los rosados.

Los vinos espumosos verán mermadas sus cualidades, por ejemplo esa sensación refrescante, resultado de la acidez más el carbónico, si se sirve a más temperatura, no será tan agradable.

Y así sucesivamente con otro tipo de vinos: vinos dulces, generosos, etc.

Os dejo a continuación las temperaturas ideales de servicio:

●Vino blanco joven, poco cuerpo o cuerpo medio 7-10°C
●Vino blanco con roble, de cuerpo medio o mucho cuerpo 10-13°C
●Vino tinto poco cuerpo 13-15°C
●Vino tinto cuerpo medio o mucho cuerpo 15-18°C
● Vinos espumosos 6-10°C
vinos dulces 6-8°C
●Vinos rosados 8-10°C

¡Salud! y buen vino 🍷

Deja una respuesta